• Mié. Oct 21st, 2020

VIDEO: Osvaldo Virgil, un combatiente de guerra que ve su estatua como un héroe del béisbol

Poradmin

Dic 18, 2017



MONTECRISTI. Todo inició en la calle Sánchez, en Montecristi. Ahí en esa vía comenzó a dar sus primeros pasos en el béisbol el niño Osvaldo José Virgil Pichardo, nacido en la casa número 47, y su trayectoria culminaría luego en el Polo Grounds, estadio donde se convirtió en el primer dominicano que juega para un equipo de Grandes Ligas. Ocurrió un 23 de septiembre de 1956.

Ese día el entonces joven de 24 años se uniformó con el número 17 de los Gigantes de Nueva York en un partido que su equipo perdió 6-2 ante los Filis de Filadelfia, él se fue de 4-0. Así se abrió el sendero dominicano en las Grandes Ligas por el que más de 720 han vestido una camiseta en el mejor béisbol del mundo.

Para que eso ocurriera se dio el hecho de que el “Orégano” Virgil fue a vivir a Estados Unidos con su familia, donde estudió y se enroló en la Marina de ese país. Eso lo llevó a la Guerra de Corea, en la que se calcula murieron unas 36,574 estadounidenses y donde se desempeñó como manejador de lancha de desembarco. Virgil afortunadamente quedó vivo, como también Ted Williams, entre otros peloteros que participaron en esa guerra.

Ese sobreviviente de guerra, héroe de República Dominicana y de Montecristi, su provincia nativa vio 61 años después de su ingreso a GL una estatua en su honor, que lo muestra como el pionero del béisbol en las Grandes Ligas, pero que también refleja su vida ejemplar dentro y fuera del terreno, como fue resaltado el pasado sábado en una ceremonia encabezada por el ministro de Deportes, Danilo Díaz.

La idea del reconocimiento surgió en 2016, cuando el ministerio celebró los 60 años del primer partido de un dominicano en las Grandes Ligas.s Virgil bateó para .231 en sus nueve campañas en las Mayores, 174 hits, 14 jonrones y 73 empujadas. El día de su debut fue colocado en tercera y parte de su carrera la pasó como “utility”.



INFORMACION COMPLETA AQUI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *