here your ads CONTACT: 829-984-3536

Sin Madrid




El inmenso carruaje de piedra quedó abandonado sobre el Paseo de Recoletos; dicen que la diosa frigia se encerró en un bar Alcalá arriba y que los leones se fueron en busca del oso que se emborracha toda la vida con las endrinas de un madroño. A la siguiente glorieta, hay quien vio a Neptuno tirar su tridente y ahogarse en la fuente hasta nuevo aviso… Y así, el caballito que equilibró Galileo frente al Palacio Real se ha quedado sin jinete, lo mismo el corcel de la Plaza Mayor que ronda sobre los adoquines buscando hierba porque el monarca de bronce que llevaba encima se ha escondido en una vieja tienda de gorras y sombreros. Por la alarma y la emergencia, por miedo al contagio y saturación de los sueros y camastros en todos los hospitales más de cinco millones de madrileños –nacidos o adoptivos, putativos o viajeros— nos hemos tenido que encerrar en nuestra respectiva buhardilla hasta que pase la Peste.

Seguir leyendo.



INFORMACION COMPLETA AQUI



here

Sin categoría: Sin Madrid - Sin Madrid
Comentarios