Los 16, divino tesoro de prospectos




SANTO DOMINGO. Hace más de un siglo que el poeta nicaragüense Rubén Darío definió la juventud en un poema como un divino tesoro, que se va para no volver. Pero una mirada rápida a la distribución del dinero erogado por los equipos de las Grandes Ligas para firmar a prospectos dominicanos en 2017 reduce esa etapa dorada de la vida a un año, los 16.

De los US$66,604,500 que se destinaron el año pasado en la red que busca pescar los próximos bigleaguers criollos el 77% terminó en cuentas de ahorro de adolescentes Julio 2, esos que nacieron entre septiembre del 2000 y 2001.

De acuerdo con cifras suministradas a DL por la MLB, fueron 186 jugadores con esa edad, que representaron el 38% del afortunado grupo de 486 peloteros que entró a formar parte de los 30 equipos que conforman el Gran Circo.

Para ellos, sus familias, allegados cercanos y entrenadores los 16 fueron verdaderos Sweet Sixteen, como llaman en Estados Unidos y Canadá a la llegada de una adolescente a esa edad, el equivalente en América Latina a las quinceañeras.

Según avanza la tabla edad/firmas se va reduciendo tanto el número de reclutamientos como el dinero que se entrega, un indicador que explica por qué una vez un prospecto supera los 16 sin firmar es considerado un “viejo” para el béisbol.

Así, los que firmaron con 17 años fueron 141 o el 29%. Pero se tuvieron que conformar con US$9,194,500, el 13.8% del total del pastel repartido.

Los reclutados con 18 años totalizaron 82 (el 16,8%), y recibieron US$4,930,000 o el 7,4%. También hubo 42 firmas para peloteros con 19 años, que recibieron US$616,000, el 0,9% del dinero.

Los que tenían 20 o más fueron 33, que pactaron por US$549,500, el “sobrante” de los montos que autoriza la MLB para los equipos.

Al cumplir los 16 es la primera vez que un equipo puede fichar un talento, pero el segundo ingrediente que potencializa la edad es el control por una temporada más que tienen los clubes sobre esos que reclutan sobre los 18 años. Esto visto de cara al sorteo de Regla 5, ese que permite a los peloteros ser tomados por otros equipos si no los protegen en roster de 40 luego de cinco campañas de ligas menores. Esta diferencia entre el tamaño del bono que puede recibir un jugador al que lo separen tres meses de nacimiento explica por qué cada vez los niños son reclutados más jóvenes por los programas de desarrollo para peloteros que pululan por toda la geografía nacional.

NPerez@diariolibre.com



INFORMACION COMPLETA AQUI



Noticias: Los 16, divino tesoro de prospectos - Los 16, divino tesoro de prospectos
Comentarios