La crisis de los huevos revela fallos en el control de la UE




Si hay un elemento capaz de romper la armonía entre los socios europeos, ese es la comida. El alimento en mal estado vendido al vecino. Cuando ocurre, los países se revuelven como el cliente que regresa al restaurante donde ha sufrido una intoxicación. El tripadvisor de los políticos son, en estos asuntos, los medios de comunicación, y ahí los ministros europeos se despachan unos contra otros sin demasiados miramientos. Sucedió en 2011, cuando Alemania acusó a España de vender pepinos en mal estado para retractarse pocos días después. Y ha sucedido a cuenta de los retrasos en avisar sobre la presencia de huevos contaminados en granjas centroeuropeas. Alemania contra Bélgica. Bélgica contra Holanda. Francia contra el sistema.

Seguir leyendo.



INFORMACION COMPLETA AQUI



Noticias: La crisis de los huevos revela fallos en el control de la UE - La crisis de los huevos revela fallos en el control de la UE
Comentarios